• RSS

ABRIL 16, 2019 POR: Columnista Invitado EDICIÓN No. 25

¿Tetas o cola?

FOTO: Internet

POR: Luisa Fernanda Gayoso | @sexshopsinsecretos

Si me ponen a elegir entre tetas o cola, quedo un poco pensativa ya que las dos son un complemento esencial para una atractiva y sensual figura.

Tetas, es un término muy coloquial que utilizamos entre amigos, tenemos también senos que es más formal; pechos que es muy fácil de entender y un poco familiar, senos muy ultimado, lolas es totalmente argentino y me gusta mucho, lo utilizo para las mías, pechugas que si no estoy mal se hizo famoso con la clásica y buena canción de los toreros muertos, que alguna vez cantamos todos “(…)yo quiero una novia pechugona(…)”, boobies, chichis, busto y viene mamas, esta palabrita mamas tiene un significado grande para mí porque gracias a ellas él bebe es alimentado por su madre, permite una conexión espiritual y de un profundo amor que todas las que hemos sido madres sentimos y lloramos de tan conmovedor y tierno acto. 

Sí, no podemos olvidar u omitir el por qué están ahí. Mujeres que las quieren grandes, otras que las quieren pequeñas y así.

El culo, la cola, las nalgas, pompis, trasero; el rabo, término mexicano; poto, término peruano. Tenemos unas hermosas posaderas que con ellas nos sentamos y hasta nos acompañan al baño. 

Yo me quedo con las tetas, no hay nada más excitante que los pezones de una mujer cuando sobresalen de su blusa como un par de cuernos listos para envestir o como un par de “tachesitos” dulces, duros y paraditos que esperan ser saboreados y de inmediato comienza uno a imaginar…

"Es así que la cola viene siendo la retaguardia, Pero claro está que una cola bien formada es muy atractiva y excitante para un macho y para todas, el derrier de una mujer visto desde atrás y a la misma altura, cuando deja traslucir en el punto donde se intersectan las nalgas y las piernas"

Lo primero que piensa un hombre es ¿será que esta excitada y por eso están tan paraditos esos pezones?, o de pronto solo tiene frio, y lo otro que es demoledor para un hombre es excitar a la mujer besándoles los senos, dándole vueltas y ligeros mordisquitos a los pezones, agarrarlas y sumergirse en ellas, y luego comerse toda la teta hasta quedar sin aliento. 

Al fin y al cabo, las tetas son la portada, lo que se ve a primera vista, lo que da armonía a su mirada, lo que hace juego con su cara ya que en el momento de conocerla es inevitable no bajar la mirada por su cuello y deleitarse con un buen busto, ya sea pequeño o grande lo importante es que la mujer lo sepa lucir, que se sienta segura y orgullosa de ellas.

Es así que la cola viene siendo la retaguardia, Pero claro está que una cola bien formada es muy atractiva y excitante para un macho y para todas, el derrier de una mujer visto desde atrás y a la misma altura, cuando deja traslucir en el punto donde se intersectan las nalgas y las piernas (esa rayita que se marca) es como un cuadro surrealista,  Igual que la vista en cuatro, cuando está con las piernas ligeramente abiertas, en ésta posición los glúteos son el marco perfecto del provocativo “agujerito”, porque la cola tiene dos componentes las nalgas y el ano, comenzar a acariciar las nalgas con la punta de tus dedos muy suavemente de afuera hacia adentro seguido de unos besos y terminar dándole un pico en el anito, (uff...) Coger en posición de perrito, (hombre, mujer) esa silueta, eso que ve el hombre mientras te da mucho placer, debe ser una vista increíble, mágica, súper mega recontra excitante ver la cintura y esos dos huequitos en la parte baja de la espalda, y comienzan las pompis bien definidas y no dejemos atrás usar el pelo como riendas, ojo con la mala puntería y rudeza al principio. Y como el sexo anal está de moda es muy importante el cuidado de esas nalguitas para que se mantengan firmes. 

Podríamos decir que las partes más sensuales de una mujer, y ojo obviamente no son las únicas, son sus senos y su cola. Estas partes del cuerpo poseen un alto nivel de sensibilidad, son partes erógenas que seguro con una buena estimulación te harán vibrar.

Todos y todas nos miramos el trasero, las lolas (los senos) de nosotras y de los demás ya sea por morbo, por admirar, por criticar o porque es inevitable no desear tener un trasero o unos senos así, para que te consientan o para consentir. 

Pensándolo bien ambos me encantan, me enloquecen, me fascinan. Definitivamente el proceso de excitación perfecta es comenzar con las tetas y terminar en la cola.

Me despido y sin más rodeo espero les guste lo disfruten, lo compartan y lo practiquen.
 

REVISTA EROTIK


0 COMENTARIOS

Ingresa para comentar