• RSS

FEBRERO 11, 2019 POR: Columnista Invitado EDICIÓN No. 24

Desnudología

FOTO: Carolina Atuesta

POR: Carolina Atuesta

Soy Latinoamericana, nacida en Bogotá; aunque para ser franca me saben amargo las nacionalidades y los patriotismos, me considero un habitante más de un pequeño planeta en la inmensidad del universo, desde niña supe que me dedicaría a alguna actividad artística; incursioné primero en el canto, luego en la danza y el teatro, pero en el año 2001, a mis 18 años, me encontré con algo que cambiaría mi vida por completo, "El desnudo artístico", Una actividad desconocida para muchos, malinterpretada por otros, pero para mí, un instrumento potente para comunicar con libertad mis emociones. 

Empecé entonces a esa corta edad a descubrir los retos de este arte, y la necesidad imperiosa de despojarme de los pesados prejuicios sociales y morales que habitaban la visión de mi propia desnudez, desde entonces, he tenido la suerte de posar como modelo para grandes artistas plásticos, fotógrafos y escultores de Sudamérica y parte de Europa. 

En el año 2010 en Buenos Aires Argentina, realicé mi primera exposición como modelo y el año siguiente fui invitada por la ONG Galicia Terra de Acollida en España para realizar una muestra nueva: "Emociones desnudas", llevando el desnudo a un escenario activista, encarnando el exilio, la inmigración, la violencia de género y la xenofobia. Ese mismo año inspirada por el movimiento polipoético que descubrí en Barcelona, creé una nueva disciplina artística que bauticé como: "Desnudología", y significa el estudio experimental de las múltiples interpretaciones escénicas del desnudo artístico, y a su vez abre camino en la búsqueda del efecto terapéutico y liberador del "Arte de Posar".
Hace un poco más de ocho años que viajo por diversos países llevando la semilla de esta nueva disciplina, formando nuevos intérpretes de este género expresivo, retroalimentándome de las experiencias, en su mayoría conmovedoras y profundas al compartir los seminarios que dicto "El Arte de posar" y más recientemente "El Arte de Sanar" con mi compañero y coaching Jhonphir Pilco. 

He tenido alumnos de todo tipo, edades y contexturas, por suerte en el arte no existen los prototipos estéticos y estándares que impone en su mayoría la superflua sociedad en la que vivimos; todos los cuerpos son dibujables y fotografiables, el talento en este arte no reside en el cuerpo mismo, si no en lo que trasmites con él, usando la desnudez como lenguaje. No es fácil el camino de este género expresivo, ya que existe mucha “mojigatería”, ignorancia y prejuicios arcaicos sobre la libertad corporal, es lamentable que nuestra sociedad esté naturalizando la violencia y la crueldad, ya no nos espanta un cuerpo decapitado, calcinado o torturado, es una imagen más de las que circulan día a día por las redes sin ningún tipo de censura, mientras un desnudo artístico donde se muestre un pezón causa estupor. Por eso considero que hay que seguir educando desde lo visual. 

Son muchas las expresiones de la desnudez; activista, naturista, nudista, pornográfica, erótica, artística, boudoir... entre otras y lo ideal sería que hubiese cultura suficiente para poder discernir su diversidad. La desnudez no es obscenidad, la obscenidad está en el ojo que mira. ¡Basta de coartar la libertad expresiva de la desnudez! 

 

Carolina-Atuesta-1
Carolina-Atuesta-2
Carolina-Atuesta-3
Carolina-Atuesta-4
Carolina-Atuesta-5
Carolina-Atuesta-6
FOTOS: Carolina Atuesta

 

 

 

REVISTA EROTIK


0 COMENTARIOS

Ingresa para comentar